Seleccion virtual de cortos


Programa de Formación de Animadores Juveniles Espacios de Paz

En el marco del proyecto Estrategias Protectoras de la Vida se llevó a cabo la primera edición del Programa de Formación de Animadores
Juveniles Espacios de Paz que se desarrolló a lo largo de siete semanas de aprendizaje compartido.

El programa se realizó a través de la combinación de clases teorico-prácticas con espacios de debate y analisis a través del cine y
experiencias vividas:

  • Herramienta de formación teórico-practica, talleres:
  • La violencia como fenómeno social.
  • Discriminación y violencia.
  • Uso efectivo de redes sociales y herramientas digitales para la promoción de activismos.
  • El deporte como elemento pacificador.
  • La Música como herramienta de construcción de paz.
  • Consideraciones metodológicas para la intervención comunitaria: Estrategias Protectoras de la Vida.

Espacio de debate y análisis a través del cine y experiencias vividas:

  • Hardball (2001), John Gatins.
  • Emoji (2017), Tony Leondis.
  • Hotel Ruanda (2004), Terry George.
  • Troll (2016), Walt Dohrn.

Se beneficiaron 60 jóvenes de los cuales el 80% son provenientes de Petare. No obstante, debido a que, en cumplimiento de las medidas de confinamiento por la pandemia de COVID-19, las formaciones debieron realizarse en la modalidad virtual, se pudieron beneficiar también jóvenes de los estados Lara, Mérida y Monagas, quienes pudieron participar a través de las plataformas zoom y whatsapp.

Manual de Estrategias Protectoras de la Vida

En el año 2011 es realizado por el equipo de Convite, la primera Edición del Manual Estrategias Protectoras de la Vida, el mismo fue producto de un proceso de reflexión con grupos de mujeres y jóvenes de distintas comunidades y profesionales que trabajaron el tema de la violencia y tuvo como finalidad coordinar iniciativas para superar la violencia en sus diferentes expresiones sociales, al igual que el temor que éstas producen.

A casi 10 años de la primera edición y convencidos de su éxito y el impacto positivo que tuvo en distintos ámbitos y comunidades, presentamos esta segunda edición del Manual Estrategia Protectoras de la Vida.

Debido a que hoy en día sigue siendo la violencia una problemática que impacta fuertemente a la población venezolana, y especialmente a los jóvenes, reconocemos la necesidad de llevar a cabo desde nuestros espacios, acciones que promuevan la convivencia pacífica y protejan la vida e integridad de las personas

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud al año mueren más de 1,4 millones de personas en todo el mundo a consecuencia de la violencia y aproximadamente 200.000 homicidios ocurren entre jóvenes de 10 a 29 años, con lo que constituye la cuarta causa de muerte a nivel mundial de este grupo etario. De igual forma, un alto porcentaje de las víctimas y los homicidas son varones, siendo las tasas de homicidios de las mujeres más bajas en casi todos los países.

 

Venezuela no escapa de esta realidad global y resultan alarmantes las distintas situaciones de violencia que se viven en el país. Para los años 2018 y 2019 se ubicó como el país más violento de América Latina, con una tasa que superó para el 2019 los 60 homicidios por cada 100.000 habitantes. Estas cifras resultan aún más alarmantes si tomamos en cuenta que el promedio mundial de homicidios por cada 100.000 habitantes es de 6,7 y de 17,2 en el continente americano. De las muertes violentas registradas en el país, la proporción más elevada se ubica en los jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y 24 años, con una tasa de 81.6 por cada 100.000 habitantes. De igual forma, se repite el patrón mundial al estar los varones más representados dentro de las víctimas y los victimarios de la violencia homicida. Sin embargo, en el caso de las mujeres las estadísticas indican que ellas resultan ser víctimas en mayor proporción de la violencia sexual, siendo las jóvenes que se encuentran en una situación de mayor exclusión y vulnerabilidad, las más afectadas.

Manual de Estrategias Protectoras de la Vida (Link para descargar)

Campaña Visible #YoPromuevoEspaciosDePaz

Como parte de los objetivos específicos del proyecto es la sensibilización sobre las estrategias protectoras de la vida como mecanismos útiles para la prevención de la violencia y la promoción de la cultura de paz, realizamos la campaña comunicacional #YoPromuevoEspaciosDePaz.

#YoPromuevoEspaciosDePaz, fue un llamado a alzar la voz y compartir por redes sociales, especialmente instagram y twitter como es que cada uno de nosotros puede promover espacios de paz desde la cotidianidad de nuestro día a día. De esta forma invitamos a nuestros seguidores a usar el hashtag #YoPromuevoEspaciosDePaz y contarnos, cómo lo hacen.

A través de las redes sociales se logró impactar al menos a 10.000 personas a través de twitter y 4.500 a través de Instagram. A la campaña se unieron representantes de las organizaciones aliadas del proyecto ReconciliACCIÓN, PIN Venezuela, usuarios y seguidores en Caracas, Cúcuta, Bogotá, además de los participantes del proyecto y otros influencers que han apoyado Convite en campañas anteriores.

Talleres

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud al año mueren más de 1,4 millones de personas en todo el mundo a consecuencia de la violencia y aproximadamente 200.000 homicidios ocurren entre jóvenes de 10 a 29 años, con lo que constituye la cuarta causa de muerte a nivel mundial de este grupo etario. De igual forma, un alto porcentaje de las víctimas y los homicidas son varones, siendo las tasas de homicidios de las mujeres más bajas en casi todos los países.

Venezuela no escapa de esta realidad global y resultan alarmantes las distintas situaciones de violencia que se viven en el país. Para los años 2018 y 2019 se ubicó como el país más violento de América Latina, con una tasa que superó para el 2019 los 60 homicidios por cada 100.000 habitantes. Estas cifras resultan aún más alarmantes si tomamos en cuenta que el promedio mundial de homicidios por cada 100.000 habitantes es de 6,7 y de 17,2 en el continente americano . De las muertes violentas registradas en el país, la proporción más elevada se ubica en los jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y 24 años, con una tasa de 81.6 por cada 100.000 habitantes . De igual forma, se repite el patrón mundial al estar los varones más representados dentro de las víctimas y los victimarios de la violencia homicida. Sin embargo, en el caso de las mujeres las estadísticas indican que ellas resultan ser víctimas en mayor proporción de la violencia sexual, siendo las jóvenes que se encuentran en una situación de mayor exclusión y vulnerabilidad, las más afectadas.

Quienes hacen labor comunitaria o están día a día trabajando en las calles de la comunidad, tienen una comprensión más amplia de la violencia. En ella ven los conflictos dentro de las familias y entre grupos o sectores, la difícil vida que llevan los niños, adolescentes y jóvenes, la discriminación por edad, género y por otras condiciones, la mala situación de las escuelas y centros de salud, y la falta de acceso a servicios públicos, calles seguras y bien iluminadas y espacios para el encuentro, el deporte y el esparcimiento. De ahí que sea necesario cada vez más incorporar a los procesos formativos de jóvenes y otros grupos especialmente vulnerables unidades temáticas orientadas a brindar herramientas para afrontar situaciones en las que esté en peligro la integridad física, mental y moral de las personas, así como su libertad para expresarse, asociarse con otros, participar y desenvolverse en cualquier esfera de la acción ciudadana.

La Violencia como Fenómeno Social

Por su enorme capacidad de convocatoria mundial, nacional, municipal y local, las actividades deportivas son un poderoso instrumento de comunicación y una magnífica oportunidad para transmitir mensajes importantes. Los deportes se relacionan estrechamente con el potencial humano, el esfuerzo y la consecución del éxito, y tienen la facultad de emocionar y levantar el ánimo. Gracias a los avances tecnológicos, redes sociales y a los medios de información, mucha más gente que antes ve y escucha los eventos deportivos, o lee sobre ellos. Incluso se puede decir que el deporte posee características que lo convierten en una positiva vía para propagar ideas y, por lo tanto, en un importante medio de comunicación.

Es por ello por lo que es esencial aprovechar la capacidad del deporte para lograr progresos tangibles entre la sociedad, especialmente entre aquellos cuya situación es más desventajosa.

Decía Nelson Mandela que “el deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas. Tiene más capacidad que los gobiernos de derribar barreras” Sin embargo, el deporte como herramienta para el desarrollo y la paz sigue enfrentándose a numerosos retos para explotar todo su verdadero potencial. Con mucha frecuencia vemos ejemplos de intolerancia, racismo, odio o violencia durante actividades deportivas de todo nivel, así como aquellos que lo deshonran con el dopaje, la corrupción o el fanatismo extremo. Pero sabemos que el poder positivo del deporte y la pasión que despierta puede unir a los pueblos y promover un mundo más inclusivo a través de sus valores universales.

En Venezuela, el deporte ocupa un espacio importante dentro del núcleo familiar, ya que constituye un espacio protector en el cual los niños pueden invertir su tiempo libre y obtener beneficios para su salud, desarrollo d habilidades sociales y en algunos casos convertir el deporte en su aspiración o proyecto de vida personal a futuro.

Con todo lo anteriormente expresado, se justifica la creación de un espacio para que jóvenes líderes puedan conocer el potencial del
deporte en diversos procesos de reconstrucción de tejido social y en la creación de referentes de paz que permitan superar situaciones con alta conflictividad. Además de conocer sobre diversas experiencias, se propone explorar las diferentes formas que tiene el deporte para incidir en procesos de reconciliación comunitaria y creación de espacios de paz desde la perspectiva de los jóvenes de la propia
comunidad.

Presentación el deporte como elemento pacificador Hector Gonzalez

En un contexto de emergencia humanitaria compleja, con altos niveles de conflictividad social propiciados por la polarización, la hiperinflación, la escasez de alimentos y un estancamiento político prolongado; la respuesta violenta automática ante las diferencias de opiniones y criterios es prácticamente la norma.

En ese contexto, 1001 Ideas propone la música y el arte como medios para la construcción de paz a través de su programa Cultura Lírica.

Presentación la Música como herramienta de construcción de paz por Irving Briceño

Las redes sociales y sus dinámicas hoy ya forman parte del imaginario de niños, jóvenes y adultos; siendo una plataforma de conexión e intercambio constante de todo tipo de mensajes y contenidos.

Para las generaciones más jóvenes, las redes sociales han formado parte de su vida desde pequeños, creándose con mayor fuerza una identidad virtual donde las interacciones y la forma de contenido es realmente diferente. Por esta razón, dedicar tiempo a estudiar, comprender e interpretar lo que realmente son las redes sociales y cómo podemos valernos de las herramientas a disposición para reivindicarnos, pertenecer a una causa o tribu, e incluso compartir nuestros pensamientos, intereses y hallazgos.

Hoy en día hay quienes consideran que las redes sociales son una amenaza e incluso su uso excesivo y poco consciente está afectando procesos evolutivos de la vida como la formación de carácter, la formación de criterio o incluso la generación de hábitos sanos para la vida.

Ante un escenario de amor y odio a las redes sociales, proponer un espacio integral de aprendizaje y aprehensión de su uso y las miles de posibilidades en las que podemos difundir, promover y contar acerca de Espacios de Paz, más empoderados, seguros y protegidos están nuestros niños y jóvenes.

Marco Conceptual:

  • Qué son las redes sociales
  • Por qué son importantes las redes sociales
  • Cómo crear una estrategia para comunicar en redes sociales
  • Qué es el contenido
  • Por qué es importante hacer contenido de valor
  • Cómo aprovechar cada red social según sus características
  • El uso de la herramienta como medio de expresión
  • Brindar nociones sobre el complejo mundo de las redes sociales
  • Mostrar ejemplos y alternativas de uso consciente de las redes sociales
  • Empoderar en torno la creación de su propia estrategia de comunicación en redes sociales

Estrategias de enseñanzas y propuestas metodológicas:

  • Clase magistral guiada
  • Presentación de casos
  • Participación e interpretación en la clase
  • Preguntas y respuestas
Presentación del uso de las redes sociales para promover activismos

Público: Jóvenes entre 14 y 20 años de edad habitantes de zonas afectadas por el conflicto armado entre bandas. Pertenecientes a sectores populares y muy limitados en recursos para participar, pero no solo eso, se trata de jóvenes inmersos en la dinámica del barrio, la supervivencia y el día a día con muy poca o nula motivación, personas en las que la desesperanza aprendida ha logrado imponerse.

Justificación del taller: Jóvenes residentes en comunidades conflictivas requieren acceder a las herramientas necesarias que los apoyen a poner fin a los conflictos comunitarios y convertirse en agentes de paz con una visión sistémica de la violencia, los conflictos y la paz.

Objetivos del taller:

  • Des-normalizar los actos de discriminación diarios.
  • Entender la asociación entre los actos de discriminación y la perpetuación de la violencia en nuestras comunidades.
  • Aprender a detener sistemas de violencia.
Presentación Discriminación y Violencia

Consideraciones para la intervención comunitaria, por Francelia Ruiz

La vida es sagrada e inviolable. En cualquier circunstancia en que nos encontremos y frente a cualquier adversidad que tengamos por delante, lo primero que se necesita es estar vivos y cuidar de la vida en todas aquellas dimensiones que sean inseparables de la dignidad humana.

¿QUÉ SON?

Las Estrategias Protectoras de la Vida se presentaron por primera vez en el Manifiesto por las Co­munidades Protectoras de la Vida expuesto en la I Conferencia Mundial de Promoción de la Segu­ridad Social de 1991, celebrada en Estocolmo (Suecia) *, donde se declaró la seguridad como dere­cho básico del ser humano, igual que cualquier otro derecho descrito en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Las estrategias protectoras de la vida están enfocadas en la acción comunitaria y en la defensa de los derechos humanos con el fin de crear ambientes protectores de todas las personas a tra­vés de cursos precisos y flexibles de acciones para enfrentar la adversidad social y los agentes causantes de la violencia. Estas estrategias constituyen formas de intervención social llevadas a cabo por distintos actores y sectores comunitarios para abordar solidariamente la violencia.

¿QUÉ REQUIEREN?

  1. El reconocimiento de la violencia, la comprensión de sus causas y la definición de los desafíos que se presentan para superarla, por parte de las propias comunidades.
  2. El apoyo a las comunidades en el manejo de habilidades para diseñar estrategias de protec­ción, a través del intercambio, la práctica, el descubrimiento y el reforzamiento continuo, par­tiendo de sus propias experiencias y haciendo crecer a las personas en sus capacidades de autonomía dentro de los siguientes aspectos:
  • Respeto y confianza en sí mismos (autonomía personal).
  • Conocer y hacer uso de leyes existentes (autonomía jurídica).
  • Asociación, presencia pública y trabajo en redes (autonomía social).
  • Participación e influencia en instituciones y temáticas públicas (autonomía política).
  • Reducción de la dependencia y sostenibilidad económica (autonomía económica).
  1. El entrelazamiento de todas aquellas iniciativas necesarias para proteger al conjunto de la comunidad, precisando en cada estrategia las responsabilidades de las instituciones públicas.
  2. La elaboración de planes en tiempos cortos, medianos y largos, que incluyen: fases del pro­ceso, participantes, competencias existentes y necesarias, circunstancias favorables, aliados y destinatarios.
  3. Tomar ejemplo de experiencias exitosas y lecciones en otros lugares que puedan servir de referencia en situaciones similares.